videos
imagenes
folletos
facebook
twitter

logo

Weather Icon
( - )
Ruta del Románico Rural de Guadalajara

Las estribaciones de la Sierra de Pela, en el extremo noroeste de las Serranías de Guadalajara, esconden, entre páramos, barrancos y parajes de tremendos y agrestes escarpes rocosos, una de los más extraordinarias muestras monumentales del patrimonio histórico-artístico no sólo de Guadalajara sino de toda Castilla-La Mancha.  

 

Se trata de un conjunto de singulares construcciones serranas caracterizadas por su armonía, sencillez, originalidad y una peculiar impronta mudéjar.

 

Son las iglesias de Santa Coloma, en las proximidades de Albendiego, San Bartolomé, en Campisábalos y San Pedro, en Villacadima. Tres magníficas joyas del expresionismo románico de finales del XII y principios del XIII. Es el conocido como Románico Rural de Guadalajara, uno de los más bellos ejemplos arquitectónicos del arte medieval castellano.

 

Junto a estos espectaculares rincones serranos, encontramos también la medieval villa de Atienza,  uno de los recintos amurallados más atractivos de la geografía española, donde volvemos a sorprendernos al conocer su asombroso muestrario de templos románicos y museos con piezas únicas.

 

Un poquito más alejado, y como punto final de nuestro apasionante recorrido por estas tierras serranas, las más elevadas y septentrionales de la Provincia de Guadalajara, con una altitud media superior a los 1.000 metros,  nos topamos,  en medio de una alta planicie, con la pequeña pedanía de Carabias, donde descuella sobremanera el sorprendente y espléndido atrio porticado de su recoleta Iglesia de San Salvador,  joya románica de principios del siglo XIII.

 

Este es un pequeño y apasionante recorrido por una exclusiva muestra del Románico Rural  de Guadalajara, el conocido como "arte de la repoblación", un exquisito "ramillete" de bellísimas y singulares iglesias de este arte medieval que forman parte de un largo y amplio catálogo de construcciones románicas diseminadas por la comarca de las Serranías de Guadalajara, pudiéndose enumerar algunas tan  significativas como las iglesias de Romanillos de Atienza , Hijes, Pinilla de Jadraque, Bustares, Riofrío del Llano, Jodra del Pinar o Sauca, entre otras muchas....

 

Nos encontramos ante un verdadero tesoro arquitectónico ante el que el visitante quedará deslumbrado por la armonía de sus volúmenes y la fantástica imaginación que se vislumbre en la piedra esculpida.  Recogimiento, armonía, belleza, historia, tiempo, solemnidad, temor, alegría, miedos… todo converge en la belleza de las iglesias románicas, enclavadas en lugares sumamente hermosos que huelen a tierra húmeda y humo dulce, parajes silenciosos, rodeados de una naturaleza de la que parecen formar parte. 

 

Albendiego

A las afueras del pueblo, en una pequeña vereda se levanta la Iglesia de Santa Coloma, verdadero referente del Románico Rural y una de las más importantes joyas monumentales del patrimonio cultural de Guadalajara.

En el ábside lucen tres altos ventanales cuyos vanos se ocupan por magníficas celosías mudéjares con calados geométricos de inspiración judía, verdadero tesoro ornamental del románico castellano.

 

Campisábalos

La siguiente parada es Campisábalos, a más de 1.400 metros de altitud, donde puede admirarse la Iglesia de San Bartolomé, y su adosada Capilla de San Galindo, un espléndido conjunto del arte románico rural.

En el muro sur del templo se encuentra adosada  la Capilla del caballero San Galindo, que en realidad es otra pequeña iglesia románica en la que puede apreciarse un completo mensario  con representación de las faenas agrícolas durante los meses del año.

 

Villacadima

Finalmente, en Villacadima, el visitante descubrirá en el centro del pueblo la Iglesia de San Pedro Apóstol, otro bello prototipo del románico de finales del siglo XII , con portada abocinada en la que resaltan sus cuatro arquivoltas.

 

 

Atienza.

En la parte más baja de la población, puede descubrirse la Iglesia de San Bartolomé, construída en la primera mitad del siglo XIII. Tiene una magnífica galería porticada con arcos de medio punto. Todo el templo está ocupado por el Museo de Arte Religioso y Paleontológico que ofrece un gran repertorio de obras de arte religioso y una de las mejores y más importantes colecciones paleontológicas de Europa.

 

Otro extraordinario y singular  ejemplo del románico es la Iglesia de San Gil.  Su interior alberga el Museo de Arte Sacro, con importantes obras de arte de todas las épocas.

Próxima a la muralla encontramos la Iglesia de La Santísima Trinidad, con su atractivo ábside románico de finales del siglo XII. En su Museo de Arte Sacro sobresale la espectacular talla del Cristo del Perdón, de Luis Salvador Carmona, del siglo XVIII.

Finalmente, junto al alto peñasco del castillo descubrimos la Iglesia de Santa María del Rey, el templo más antiguo de los conservados en Atienza, pues sus orígenes datan de comienzos del siglo XII, construcción patrocinada por el rey Alfonso I el Batallador. Lo más destacado en su puerta de ingreso del mediodía, muy tardía, protogótica, siendo realmente sorprendente la profusión escultórica de sus arcos, de enorme belleza y grandiosidad.

 

Carabias .

La Iglesia de San Salvador constituye un extraordinario ejemplo románico de comienzos del siglo XIII. Sorprende su espléndido atrio porticado con bellas dobles columnas con capiteles campaniformes decorados con motivos vegetales austeros y elegantes, muy al gusto cisterciense imperante en la época.

 

ACCESOS  :

Desde Guadalajara, se toma la CM-101 hasta Fuencemillán, donde se accede a la CM-1001 para llegar a Cogolludo. Se continúa hasta las proximidades de Veguillas para desviarse por la CM-1006 al objeto de arribar a Galve de Sorbe. Se prosigue por esta vía para acceder después a Villacadima. Luego tomando la CM-110 se llega a CampisábalosAlbendiego y por último a Atienza.  Finalmente, por esta misma carretera se alcanza la pedanía de Carabias, en las proximidades de Sigüenza.