videos
imagenes
folletos
facebook
twitter

logo

Weather Icon
( - )
La Alcarria,
un viaje de caminar sencillo

Parece imposible hablar de estos paisajes de caminar sencillo, de páramos y hermosos valles y horizontes a los que asoman viejos  campanarios y castillos, sin mencionar la obra del Premio Nobel (1989) que tan fielmente plasmó las sensaciones, que todavía hoy se saborean en cada uno de sus pueblos. Y ya lo decía Cela: “El viajero tiene su filosofía de andar, piensa que siempre, todo lo que surge, es lo mejor que puede acontecer”, y para ello solo hay que coger el coche y en menos de una hora plantarse en el campo y disfrutar de todo lo que surja, que en la Alcarria promete ser mucho.

 

El viajero puede aburrirse un día cualquiera de ciudad y, como hizo Camilo José Cela un 6 de junio de 1946, coger el morral y salir al campo “a que no le pase nada”. El escritor describía La Alcarria como “un hermoso país al que la gente no le da la gana ir”, y la verdad es que si todavía hay quien no la conoce es por eso mismo. Disfrutar de La Alcarria es tan fácil como decidirse a ello, porque la A-2 dirige el rumbo casi con los ojos cerrados a esa Guadalajara del “Viaje a la Alcarria”.

Ese viajero de  30 años, que  en plena posguerra y aburrido de ciudad se pertrechó con morral y botas de siete leguas para iniciar su viaje a La Alcarria guarda su alma inmortal en la torre del homenaje del Castillo de Torija, donde un coqueto museo muestra los manuscritos originales, los mapas que utilizó, objetos personales, utensilios tradicionales y fotografías de los lugares y personajes que hicieron cercana y humilde la literatura de viajes en la pluma del escritor. Esta fortaleza también alberga el Centro de Interpretación del Turismo de la provincia de Guadalajara. Los templarios fijaron el sitio, que alcanzó su máximo esplendor con la familia de los Mendoza en el siglo XV. Destaca también en Torijala iglesia parroquial (S.XVI) y los restos de muralla, junto con su picota que la designa como villa y la picotilla (S.XVII), que conmemora la apertura del camino hacia Brihuega.

El Centro de Interpretación Turístico de la provincia se ubicado en el Castillo de Torija tiene el siguiente horario: jueves y viernes: de 11,00 a 14,00 horas y de 16,00 a 19,00 horas; sábados: De 10,00 a 20,00 horas; domingos y festivos: De 10,00 a 15,00 horas.El Centro se levanta en el Patio de Armas del Castillo de Torija y en él se puede recabar toda la información, tanto en formato papel como a partir de los distintos recursos audiovisuales del centro, para diseñar un itinerario a la medida del visitante por los rincones con más encanto de la provincia.

El valle del río Tajuña moldea el paisaje de la localidad briocense, Jardín de la Alcarria. Innumerables fuentes y parques se abren paso por doquier en esta localidad surcada por pasadizos subterráneos de época árabe. Brihuega describe un paseo de leyenda donde una gruta cuenta la conversión de una princesa árabe por intercesión de la Virgen, o el castillo que esconde una piedra bermeja teñida con la sangre de una dama ultrajada, en el mismo complejo donde se alza una hermosa colegiata. También se admira con la belleza de los templos románicos de San Miguel, San Felipe y Santa María de la Peña o en increíbles jardines que secaron los paños de su antigua fábrica del siglo XVIII. Además, son famosos los festejos taurinos que con la primavera llegan a su Plaza de la Muralla.

Siguiendo el curso del río, por la carretera  CM-2111 entre Brihuega y Masegoso, aparece como por encanto la localidad de Cívica, una misteriosa aldea abandonada de paisajes sublimes, donde las rocas calizas forman hermosos edificios tobáceos en constante formación por el curso del agua, que se precipita en cascadas. La mano del hombre ha trazado en ellos pasadizos de ensueño que se muestran al exterior en forma de arcos apuntados y balaustradas.

Sobre un páramo, entre los valles del Tajo y el Tajuña, emerge monumental la localidad de Cifuentes, cuyo nombre se debe a la gran cantidad de manantiales que confluyen en la villa. Se trata de uno de los municipios más bellos de la provincia, donde sobresalen su iglesia de San Salvador (S.XIII) o el castillo de Don Juan Manuel (S.XIV). También gozan de un gran interés su Plaza Mayor, de arquitectura tradicional castellana, la ermita del Hospital del Remedio (S.XVI) y el convento de Santo Domingo.

Trillo se considera la puerta del Alto Tajo y allí lo viste un precioso puente cuyos orígenes se pierden en el tiempo. También lo adornan las Tetas de Viana, dos cerros testigo gemelos, declarados Monumento Natural en 2006.

La senda de los pantanos dirige el rumbo por una carretera pintoresca a la que miran algunos municipios como Durón, Sacedón o Pareja. En Córcoles, pedanía de Sacedón, se observan lejanas y distraídas las ruinas del monasterio cisterciense de Monsalud, por donde cabalgaron Curro Jiménez y el Algarrobo en la mítica serie de televisión.

Otro carácter tiene el castillo de Anguix, quizá desafiante y poderoso, adueñándose del paisaje desde lo alto de un barranco de perfiles recortados por las oscuras aguas del río Tajo.

El curso fluvial más largo de España también define el espacio en Zorita de los Canes, al igual que su castillo, que se enfrenta y compite en belleza con las ruinas de la antigua Recópolis, la ciudad que el rey visigodo Leovigildo prometió a su hijo, Recaredo, en la ribera del Tajo, emulando a la Toletum capitalina. En su entorno, Almonacid o Albalate de Zorita, regalan algunos ejemplos de arquitectura religiosa gótico-tardía y antiguas casonas.

El Centro de Interpretación de Recópolis tiene el horario de miércoles a domingo de 10.00 a 18.00 horas. El centro ofrece toda la información necesaria para interpretar las ruinas del yacimiento arqueológico de Recópolis. Se trata de un espacio museístico muy didáctico, dotado de grandes paneles, reconstrucciones y reproducciones del material hallado en las distintas campañas arqueológicas. Un vídeo documental de unos 15 minutos, da las claves para comprender la importancia histórica de esta antigua ciudad, fundada en el año 538 y ocupada durante 800 años hasta el siglo XVII. Además, se pueden concertar visitas guiadas tanto al yacimiento, como al castillo de Zorita.

En Mondéjar es interesante su Plaza Mayor de soportales, donde se encuentra su iglesia parroquial renacentista (S.XVI), las ruinas del convento de  San Antonio y su ermita de San Sebastián (S.XVI).

Los príncipes de Éboli definieron la fisionomía de la villa de Pastrana, que alcanzó su mayor cota de esplendor en el siglo XVI. De esta época es el majestuoso Palacio Ducal y algunos conventos fundados por Santa Teresa de Jesús. La imaginación se escapa sin quererlo a aquel caprichoso momento de la historia y ese balcón enrejado del imponente Palacio Ducal, que asoma a la Plaza de la Hora, que conserva aún intacta la esencia de la princesa enclaustrada por el monarca Felipe II, cuya indomable belleza no desmerecía siquiera el parche que cubría uno de sus ojos, que no hacía otra cosa que añadir más misterio a su figura. Innumerables rincones y monumentos salpican las calles de Pastrana. La Colegiata –iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción- (S.XIV) guarda unos tapices flamencos de valor incalculable que han viajado por los museos de medio mundo. Destacan la plaza de los Cuatro Caños (S.XVI) y los conventos de San Francisco, del Carmen y de San José. En cualquier caso, callejear por Pastrana es todo un placer.

 

El misterio que todavía se cierne sobre el encierro de la Princesa de Éboli por el monarca Felipe II ha inspirado varias producciones tanto para la gran pantalla como para televisión. La primera actriz que encarnó a la princesa fue Olivia de Havilland en el año 1955 bajo la dirección de Terence Young en el film titulado precisamente “La Princesa de Éboli”. Julia Ormond le puso rostro en el año 2008 en “La Conjura de El Escorial” en una producción española dirigida por Antonio del Real. Para televisión, el personaje fue interpretado por Marisa Leza, en el capítulo “La tumultuosa Princesa de Éboli” de la serie “Mujeres Insólitas”, emitido en Televisión Española el 15 de febrero de 1977. Por último, Belén Rueda protagonizó la miniserie que se estrenó en Antena 3 el 18 de octubre de 2010, bajo el título “La Princesa de Éboli”.

 

El viajero inicia el camino de regreso y quizá pueda hacer un alto en el camino para  conocer la plaza porticada de Horche o dirigirse a Lupiana para contemplar su bello monasterio de San Bartolomé (S.XVI), cuyo claustro fue obra del arquitecto Alonso de Covarrubias.

Son numerosos los establecimientos y restaurantes donde se puede degustar la mejor cocina de este territorio. Los asados de cordero y de cabrito presiden la carta en La Alcarria por la gran calidad de sus carnes. También son típicos los platos castellanos como las migas o las gachas. Además, La Alcarria aglutina las distintas denominaciones de origen de esta provincia como la miel, el aceite o el vino.

 

Así de fácil es conocer “este hermoso país al que la gente no le da la gana de ir”. Es tan sencillo como coger el coche, porque la A-2 dirige el rumbo casi con los ojos cerrados a este lugar de maravillas donde cualquier rincón es propicio para perderse, y “todo lo que surge es lo mejor que puede acontecer”.